Saltar al contenido

¡VINO NUEVO!

¿QUÉ HACEMOS CON EL RECIEN NACIDO?

Así como cuando hay un nacimiento y llega un nuevo integrante a la familia, los primeros tiempos de vida del vino nuevo se le parece bastante. Uno tiene en mente qué quiere hacer con el o los hijos y a veces no sale como lo pensamos. Para no herir susceptibilidades: 50/50, como podrán leer más abajo.

En esta etapa es muy importante tener información intrínseca del vino:

Como sabemos es de gran importancia la información que nos da la degustación del vino nuevo, como una fotografía instantánea (nos referimos a la muestra reposada unas horas en el laboratorio) como así también los datos analíticos que obtenemos de este vino nuevo.

Cómo residual de la elaboración, han quedado microorganismos, que si por alguna razón o bondad les hemos dejado algo para que coman como: azúcares, ácido málico y poco SO2 activo, pueden volverse incontrolables.

Nos encontramos con un vino turbio que antes, después o durante el primer invierno habrá que limpiar, no todo pero si algo, porque el resto nos servirá para la crianza del vino, si es que este lo merece.

Al turbio debemos limpiarlo con adecuadas clarificaciones con dosis propicias y ensayadas, para que, en un solo tratamiento realicemos todos los ajustes o correcciones que necesita el recién llegado a la familia.

Los abuelos y los tíos – dueño de la bodega, comerciales, vendedores – están fascinados con el heredero, que esperan crezca y madure sanito. El padre, madre o ambos (enólogos) ya tienen la presión para ponerse nerviosos.

Por la complejidad de este momento clave y apasionante del proceso de elaboración desde INVINUM abordemos en el MODULO B del Taller Teórico Practico «ELABORACION DE VINOS EN PEQUEÑAS BODEGAS» todos los caminos del vino nuevo.

 Lic. Julio G. Montenegro. | Coordinador General – INVINUM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.