Saltar al contenido

¿Por qué aplicar la Economía Circular en mi bodega?

¿Por qué aplicar la Economía Circular en mi bodega?


En entrevista con el Lic. Daniel Velásquez, Consultor, coferencista & Asesor en Eno & Eco turismo Sostenible; Economía circular;  Ética y reputación corporativa le pedimos que nos explique qué es y de qué se trata el concepto de Economía Circular. Nos dijo lo siguiente:

«La «Economía circular» en la industria optimiza el valor de los productos y materiales durante el mayor tiempo posible; el desperdicio y el uso de recursos se minimizan, y los recursos se mantienen dentro de la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, para ser utilizados una y otra vez para crear más valor a través de una producción y uso más eficiente de bienes y servicios, con el objetivo de aumentar su resiliencia o sostenibilidad de estos recursos.

Este concepto está inspirado en los ecosistemas naturales que funcionan como «sistemas cerrados» en el sentido de que contribuyen a su propia resiliencia optimizando el reciclaje de recursos no renovables como las sustancias minerales, que son reutilizadas en particular por las plantas.

Acciones de economía circular que es restaurativa y regenerativa por diseño, está basada en la constante innovación, que propone un nuevo modelo inteligente de sociedad que utiliza y optimiza los recursos y los flujos materiales, energía y residuos.»

Ahora bien, además de reducir el impacto ambiental, que no es un hecho menos, muchos se preguntarán qué beneficios directos tendrá mi empresa. Ante esto Daniel nos explicó que:

«La “Economía circular” otorga y consolida el valor de cada elemento de la cadena productiva y profundiza en la conciencia de acción, esencial para conseguir un cambio real hacia la sostenibilidad.

No sólo las bodegas, sino toda la cadena de valor de la industria vitivinícola. 

La Economía circular respalda la necesidad de aumentar la eficiencia con la que la industria utiliza recursos naturales y previene futura escasez de materias primas, algo que no es solo un problema ambiental sino que es vital para la viabilidad a largo plazo de la humanidad.

En la industria vitivinícola y en su cadena de valor, existe una necesidad urgente de la disociación entre la creación de valor y el crecimiento puramente económico para garantizar una transición a una economía integrada y circular.»

Por estos motivos es que desde INVINUM se ha impulsado, junto al Lic. Daniel Velásquez, el desarrollo de un curso que brinde herramientas muy prácticas para aplicar este concepto en las diferentes unidades de negocio de la industria vitivinícola.

En este sentido, Daniel nos cuenta cuáles son los resultados de la implementación de las técnicas y herramientas que dará en su curso:

«Permitirá descubrir beneficios económicos e impactos positivos sobre los recursos naturales y sociales que una estrategia de economía circular corporativa genera en la industria vitivinícola, facilitando a los alumnos elaborar y/o reforzar políticas de sustentabilidad institucional, a través de los siguientes objetivos:

  • Reducir los impactos ambientales relacionados con la extracción y el uso de recursos, en particular los recursos no renovables y la eliminación de desechos.
  • Mejorar la competitividad mediante la reducción de los costos de producción, el uso y reuso de materias primas, insumos, materiales y su dependencia energética.
  • Mejorar la seguridad del suministro y controlar los costos crecientes.
  • Una contribución significativa a la mitigación del cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La generación de nuevas o incluso más oportunidades laborales.
  • Aportes indirectos al desarrollo local.»

Enterate de todas las novedades sobre este y otro cursos en www.invinum.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.